Kaldi, el pastor que encontró el café

Cómo se descubrió el café

Más de 1300 años han pasado desde que aquel joven pastor paseaba con sus cabras.

Cuenta la leyenda que Kaldi, en lo que ahora sabemos que es Etiopía, una tarde observó cómo sus cabras actuaban de una forma extraña después de haber comido unos arbustos de frutos rojos.

Intrigado por lo que le pasaba a los animales, el pastor decidió llevar las hojas y los frutos a un monasterio, el de Cheodet. Los monjes decidieron cocinar aquellos granos por la simple curiosidad. Posteriormente, probaron la infusión, estaba tan malo de sabor y tiraron los restos al fuego otra vez.

Kaldi, el pastor que encontró el café

Aquellos granos, a medida que se quemaban, despedían un agradable aroma. Justamente por el olor, los monjes intentaron volver a preparar una bebida con los granos tostados y quedaron fascinados con el resultado. Este era el café tal y como lo conocemos hoy. Al tomarse el café, las oraciones de los monjes fueron algo más animadas de lo normal.

La leyenda cuenta que el abad del monasterio le dio el nombre de Kaaba a la bebida, que en árabe quiere decir piedra preciosa de color café.

 

0 comentarios en “Cómo se descubrió el caféAñade el tuyo →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *